Proyecto de rescate cultural huilliche une cocimientos científicos con saberes ancestrales

proyecto huilliche final

Memoria ancestral, usos del territorio, saberes y prácticas culturales, entre otros elementos patrimoniales junto al funcionamiento de los ecosistemas, fueron los contenidos puestos en valor mediante iniciativa ejecutada en Chiloé.

La unión de los cocimientos científicos con los saberes ancestrales fue uno de los objetivos del proyecto “Saberes Ancestrales: Rescate y puesta en valor de la memoria Huilliche” ejecutado en Chiloé por la Fundación Senda Darwin en conjunto con cinco comunidades indígenas de la zona: Lof Wenul, Pellu Williche, Leufu Huicha, Senda Chacao y Estero Chacao y con la colaboración del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB).

El proyecto financiado por el Fondo del Patrimonio Cultural consideró un levantamiento de información del conocimiento ancestral de comunidades originarias de la zona mediante un proceso participativo, entrevistas, realización de talleres sobre cosmovisión, lengua e historia Huilliche, además de la creación de un material educativo y didáctico con el objetivo de reconocer el patrimonio cultural inmaterial y natural del sistema socio ecológico de la zona noreste de Ancud.

La zona norte de la isla grande del archipiélago de Chiloé tiene una población cercana a los 40.000 habitantes. En esta comuna existe una población indígena reconocida de cerca de 10.000 personas, una de cada cuatro, pero se estima que esta podría alcanzar el 80% de la población total. La gran mayoría de esta población indígena se concentra en el territorio noreste de la Isla Grande, donde se estima que uno de cada tres personas pertenece a los pueblos originarios. En el territorio noreste, donde se ejecutó este proyecto, existen 32 comunidades reconocidas por la autoridad ancestral, algunas de ellas también están inscritas en el registro de la Comisión Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI).

Bajo este contexto Scarlett Barra Rivera, coordinadora del proyecto y profesional del IEB destaca la importancia de rescatar y valorar los relatos, conocimientos y saberes de los habitantes locales como parte del trabajo que se desarrolla en la Estación Biológica Senda Darwin, área protegida ubicada en sector noreste de Ancud, donde se desarrolla investigación científica sobre ecología y biodiversidad. “Para conservar un territorio es necesario comprender todas sus realidades, eso implica conocerlo desde la ciencia, pero también desde los saberes locales, desde la cosmovisión de quiénes han habitado siempre el territorio”, señaló.

La profesional explicó que la ejecución de este proyecto permitió fortalecer la relación con los habitantes del territorio y generar un insumo educativo que será de utilidad para ellos, contribuyendo a fortalecer los relatos sobre su territorio con pertinencia cultural, “gracias a este proyecto pudimos desarrollar un proceso participativo y de investigación con las comunidades del territorio resultando un set de material educativo y didáctico compuesto por cuatro libros y un juego didáctico”, especificó.

El material educativo y didáctico está compuesto por un set de cuatro libros que llevan por título: “Historia de los primeros habitantes del archipiélago de Chiloé”, “Historia de los habitantes del territorio noreste de la isla grande de Chiloé”, “Sistemas socio ecológicos del territorio norte de la isla grande de Chiloé” y “Kimun Williche: conocimientos y saberes de nuestro pueblo Williche”. Junto al juego de mesa: “Busquemos nuestros saberes” un juego colaborativo sobre cosmovisión, términos y conceptos en la lengua chezungun.

Este material quedará a disposición de las comunidades patrocinantes de la iniciativa y también será distribuido entre las y los educadores tradicionales de la zona, establecimientos educacionales, Biblioteca Pública y otras comunidades indígenas del territorio.

proyecto huilliche final

Asistentes a la jornada final en la que se entregó el material a los asistentes al proyecto el miércoles 8 de noviembre.

“Desde la Estación Biológica Senda Darwin siempre hemos querido establecer relaciones virtuosas con nuestros vecinos y vecinas, en este caso con las comunidades indígenas que conforman el territorio noreste de Ancud en el cual estamos insertos como organización científica, consideramos indispensable comprender cómo nuestras vecinas y vecinos entienden este territorio y cómo de forma conjunta lo protegemos y lo conservamos”, puntualizó la comunicadora.

Por su parte, Juan Manuel Huentelican, coordinador territorial huilliche del proyecto, recordó la génesis de este iniciativa la cual está vinculada a la fallida instalación por parte del municipio de Ancud de un relleno sanitario en la cabecera del río Huicha, situación que movilizó a todas las comunidades y organizaciones en el año 2018 para la defensa de este lugar, “este proyecto nace por las dificultades que tuvo el territorio de San Antonio de Huelden ante la instalación de un vertedero en la zona del Fundo los Millanes y donde las comunidades pudieron reaccionar a tiempo, en ese sentido con la defensa del territorio tanto en el tema indígena como también en el aspecto más científico en base a lo que significaba el Fundo los Millanes para el mundo indígena y también para el mundo científico”, explicó.

El dirigente relata que en esa búsqueda de antecedentes para poder proteger el territorio se encontraron con la necesidad rescatar información y generar un trabajo y un estudio de las tradiciones territoriales para defender el territorio, “ así llegamos a la conclusión de hacer este proyecto con Fundación Senda Darwin y poder generar este trabajo que hoy día es entregado a las comunidades que participaron en este proceso, se devuelve al territorio y ojalá a toda la provincia de Chiloé”, enfatizó.  

Otra de las protagonistas de este proyecto financiado por la Convocatoria 2020 del Fondo del Patrimonio Cultural, administrado por el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, fue Cristina Soto, educadora tradicional Huilliche y parte de la comunidad Lof Wenul, quien entregó su balance de lo que fue ser partícipe de esta instancia y del material educativo generado. “Esto es un trabajo que demuestra todo un proceso y cómo la coordinación territorial también tiene sus frutos, nos demuestra que como quien dice la unión hace la fuerza, a través de la unión se lograron varias cosas super importantes”, recalcó.

La educadora también sumó la relevancia del apoyo social en los territorios, “esto nos contribuye con el rescate, el reconocimiento, la valoración de la cultura y de la lengua también y cómo a través de las diferentes organizaciones que existen en nuestro territorio podemos también buscar una forma en cómo apoyarnos socialmente”, destacó.

Cabe señalar que para la ejecución de este proyecto se contó con un equipo compuesto por Juan Manuel Huentelican, coordinador territorial del proyecto; Mariela Núñez, científica encargada de edición de contenidos; Javier de la Calle, antropólogo encargado de las entrevistas para el levantamiento de información; Alex Caicheo y Laura Montalva, educadores tradicionales Huilliche monitores de los talleres sobre cosmovisión; Javier Narváez, diseñador del proyecto y Scarlett Barra, coordinadora del proyecto. 

El material educativo y didáctico se encuentra en formato descargable en el sitio web de la Estación Biológica Senda Darwin, www.sendadarwin.cl.