Darwin

charles darwin a

CHARLES DARWIN fue un científico inglés, reconocido en la historia como autor de la obra más influyente que se ha escrito en biología: «El origen de las especies por medio de la selección natural», en donde desarrolló los fundamentos de la llamada Teoría Darwiniana de la Evolución.

El joven científico recorrió Sudamérica, en una embarcación llamada Beagle, para describir la biodiversidad que luego lo inspiró en el desarrollo de la teoría de selección natural.

Visitó Chiloé a fines de julio de 1834, y entre sus notas describe:

“El bosque está perfumado por numerosos árboles en flor, pero es oscuro, húmedo y se ven numerosos troncos secos, muy altos, que sobresalen del resto de los árboles”.

viaje del beagle y darwin
Viaje de Charles Darwin alrededor del mundo

El viaje de Darwin por Sudamérica 

Charles Darwin se embarcó en el Beagle a los 22 años, tenía sólo conocimientos básicos de botánica, zoología y geología. Había sido invitado por el capitán FitzRoy como acompañante y como encargado de recolectar muestras geológicas, fósiles, plantas y animales en todos los lugares en que pudiera bajar a tierra.

Al llegar por primera vez al continente sudamericano, en la costa de Brasil, Darwin se maravilló con los soberbios bosques e inmensa variedad de plantas y animales que veía. En Argentina y especialmente en Chile, fue testigo de impresionantes fenómenos naturales. La erupción de un volcán, un terremoto, el hallazgo de fósiles de animales marinos a grandes altitudes en la cordillera de los Andes, reforzaron en él la idea, adelantada por el geólogo Lyell, que la tierra es muy antigua y que en ella ocurrieron y siguen ocurriendo procesos geológicos de gran magnitud que debieron influir de manera muy importante sobre los seres vivos.

Los hallazgos biológicos y geológicos de Darwin en su estadía de alrededor de 3 años en Sudamérica le sugirieron las primeras preguntas sobre el origen de las especies. Las observaciones y reflexiones que hizo durante el resto del viaje fueron la base sobre la que trabajó e investigó durante largos años.

¿Por qué fue tan importante ese viaje? Además de las mediciones realizadas por FitzRoy para facilitar la navegación, Darwin hizo observaciones y descubrimientos que hicieron posible elaborar una teoría sorprendente y revolucionaria, que cambió completamente la visión que predominaba en esa época sobre el origen de la diversidad de los seres vivos.

el barco beagle
El Beagle

Su viaje por Chiloé

A fines de junio de 1834, 18 días después de salir del canal Magdalena, el Beagle llega a Chiloé. Una intensa tempestad les obliga a refugiarse en San Carlos (actualmente Ancud). Vuelven a la isla en noviembre del mismo año y por tercera vez en enero de 1835 después de explorar el archipiélago de Los Chonos.

La descripción de Darwin de su primera visita a la isla de Chiloé fue la siguiente:

“Los habitantes estaban muy contentos de vernos, son agradables, humildes y extremadamente pobres. Se visten con ropa de lana gruesa que tejen ellos mismos y que tiñen de azul oscuro. La Isla está tan densamente cubierta de bosques que es imposible crear vacunos, por la ausencia de praderas. El cultivo de papas, la crianza de cerdos y la pesca les proveen alimento. Las casas son de tejuelas de alerce, uno de los productos de exportación de la isla. Un día avancé unos kilómetros por el camino a Castro. El camino cruza áreas pantanosas y consiste de troncos dispuestos a lo largo o a lo ancho, muy resbaloso es por la humedad. Los bosques son bellísimos, con gran variedad de especies. La extremada elegancia de las plantas hace recordar los paisajes tropicales. Al parecido contribuyen los enormes helechos y un bambú (la quila) que además hace impenetrable los bosques.

Estuvimos dos semanas en Chiloé creo que en ningún otro lugar del mundo llueve tanto como en esta isla, me parece que sólo un animal anfibio podría tolerar este clima”.

En las islas de Chiloé, Darwin encontró numerosas evidencias que le sugerían que en épocas pasadas el terreno se ha elevado y luego hundido en repetidas ocasiones. Escribió en su diario: “Hay algo muy atractivo en la simplicidad y humilde cortesía de la gente de estas islas. Como para obtener los productos que requieren, deben trabajar constantemente, esto ha llevado a costumbres completamente diferente de las de las otras partes de Sudamérica que he conocido hasta ahora. Si se pudiera olvidar la niebla y la constante lluvia en invierno Chiloé sería una isla encantadora”.

Darwin en Sudamérica

Parte de este relato fue extraído del libro “Darwin en Sudamérica: Nace un gran naturalista”, de Alicia Hoffmann, Juan J. Armesto y Mary T. K. Arroyo. El cual puedes descargar aquí .